sábado, 14 de mayo de 2011

Respawn.

Llevo semanas sin actualizar debido a que el ordenador empezó a darme problemas, llevo una semana entera sin sistema operativo y por lo tanto accedo con menos frecuencia a la red. Pero no voy a dejar a mis lectores sin mis reflexiones para criticar.

Tuve discusiones desde la última vez.
Tuve reencuentros de lo más inesperados.
Tuve charlas que no cambiaría por nada, acompañadas de miradas que no se olvidan, y no por los ojos de esa persona, sino por lo que representan en su contexto y momento; son lo que da fe y prueba de su convencimiento, lo que te hace reconocer sus intenciones y la importancia que le da a cada palabra que sale de su boca, no por el color del iris son hermosos, sino por lo que hay detrás.

Empiezo mis 17 años con intentos de poner orden en prioridades... cuando me daba cuenta de que me estaba quedando sin preguntas en las que sumergirme.

Dicen que lo más importante de la filosofía no son las respuestas, sino las preguntas. Igual se aplica de la misma manera a una mente de niveles intermedios.

Siento que soy mayor, pero en puntos distintos. Me miro al espejo y noto mi estatura, pero hago los mismos gestos que 2 años antes. Es hora de salir a la calle.

Intento ver qué hago el año que viene, pues mis profesores no hacen más que confundirme más con el jodido trabajo de investigación. Queda menos de un mes y no voy a ponerme a trabajar en la memoria con los exámenes de por medio.

Quizá para final de curso consiga el aliento que me falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario