martes, 14 de junio de 2011

Este es el final.


Y como ya ha acabado el curso, no me queda otra que seguir con mi rapsodia.

He vuelto a la línea de salida tras acabar esta carrera junto a vosotros. Y sin embargo no recuerdo la primera conversación que tuve con cada uno de vosotros... no con todos. Hay momentos inolvidables, como quitarle las pilas al mando a distancia de la tele del hotel de Madrid y luego usarlas en los mandos de la Wii; o hacerme un esguince jugando al baloncesto.

Pero esos detalles no son tan importantes como, por ejemplo, no sé, participar en un debate, recibir un premio, quejarnos en común a Maime o a Olmos, bailar Thriller o lo que sea, cantar una canción y hacer el ridículo pero sentirte uno con tu compañera guitarrista...

Este año ha sido muy extraño para mí. No había experimentado nada como esto. He descubierto muchas cosas, como el valor de expandir fronteras... jamás había ido de botellón hasta este año, y eso que yo tenía una cierta aversión a los mismos. Quizás es por la gente, pensé. Bueno, da igual.

Más cosas, ¡ah, sí! Descubrí por fin lo que se siente al participar en el tópico del siglo: Ciencias tecno-sanitarias vs. Humandidades y CCSS. Realmente duele participar, porque a veces en vez de tener problemas con los profesores, como bien dijo Verónica en su artículo, no nos entendemos ni entre nosotros... y realmente es una pena, porque cuando nos quejamos en común, o cuando fuimos a Madrid, era como ir en familia. Toda barrera desaparecía entre nosotros y realmente era de lo que más provocaba sonrisas en mi rostro. No quiero que el año que viene esto siga así... pero quién sabe. Eso no depende de mí, pero haré lo posible por evitarlo.

Ay, el amor. Qué asco de novedad. Cosas buenas y cosas malas, sí. Muchas malas, por así decirlo, pero de alguna manera, las acepto y de hecho les abro la puerta con gusto... ha sido una novedad que no me la esperaba, sobre todo porque me ha hecho ver por fin tras 17 años la diferencia entre amor y afecto. A pesar de que no sea viable, es algo a lo que le tengo profundo agradecimiento, pues me ha formado como soy y tengo más confianza en mí mismo... :) cursilada mode: OFF.

No es ni actuar ni el teatro, ni la guitarra, ni el bajo, ni el piano, ni ir a los scouts ni ser polifacético lo que a alguien como yo hacen especial. Lo que lo hace especial, es que no se dé cuenta de ello, y sobre todo, tener compañeros como vosotros.

Ha sido un verdadero placer conoceros, por el instituto y por la clase. Espero que el año que viene sea incluso mejor que este, por muy difícil que parezca, pero habrá que intentarlo, ¿no?

Os quiero, 1º Bachillerato de Investigación "A"

No hay comentarios:

Publicar un comentario