jueves, 17 de noviembre de 2011

Subida pendiente.

Como en una caverna -no la de Platón-. Una subida costosa, empinada y llena de rocas. Una subida que abusa de obstáculos, de tentaciones, de alegrías y penas, de momentos inolvidables y momentos de estrés. Una cuest allena de exámenes, de fiestas, de sonrisas, de fotografías, de canciones con las que te encierras en tu cuarto para saltar de emoción o sollozar sentado. Una subida de la cual no puedes ver el final por lo larga que es. Está llena. Llena de cosas que pensaste y no pensaste que te encontrarías y pararías a recoger, tanto objetos como personas.

Haremos las cosas bien... para sentirlo esta noche, para sentir indescriptibles momentos de tu vida, porque lo imposible se hace posible si consigues verlo en el fondo de esa masa cósmica borrosa que llamamos "circunstancias".

El rasgueo de la conciencia y la creatividad golpeando unas teclas de ordenador al compás de una guitarra.
La añoranza del arte saliéndose del arcaico para poder mirar hacia adelante uniendo los puntos de atrás. La sangre de la inspiración recorriendo los brazos sin pasar por la cabeza. La experiencia adquirida en instantes insignificantemente pequeños. La mirada. Su mirada. La más hermosa que habrás visto jamás. Una musa.

Subir, como si de una escala jónica en Si Mayor se tratara. Como si los violines ascendiesen como un ángel hacia una cúpula, a la vez que tus ojos miran hacia el techo como si quisiesen atravesarlo.

Y al fin, una vez llegado a lo más alto, gastar tus últimos alientos en contemplar la vista, la panorámica de todo el mundo que has creado y todo lo que no habría podido existir de no ser por ti, de todas las personas que habrían estado vacías si no te hubiesen conocido, de todas las mentes que no habrías podido llenar de ideas, o corazones de sentimientos. Contemplar un mundo... un mundo en el que tú y sólo tú mandes...

Eso es lo que quiero, pero con una diferencia. Quiero ayudarte a ti a conseguirlo también.
Porque lo imposible se hace posible esta noche. Cree en mí como yo creo en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario