domingo, 11 de marzo de 2012

Soneto. Examen de lengua.

Ojos desean libertad
cuando está solo delante.
Eso sí, primero a aprobar
el examen de Miguel Hernández.

Aliento que emana la esencia
de la ansiada que tarda.
Es la consecuencia
de examinarse de Bernarda.

Sushi, música, aligerar.
Ya queda menos, seguro,
pero hay que seguir.

Porque todo esto al final
va a pasar de ser apuro
a ser anécdota de reír.


No hay comentarios:

Publicar un comentario