jueves, 13 de diciembre de 2012

"Experiencia" es como la gente llama a sus errores. -Mark Twain.

   Siempre he vivido rodeado de gente que lamenta algo sobre su vida o la de la gente a su alrededor. Ahora mismo, me estoy acordando de cierta entrada que mi hermana publicó una vez hace mucho tiempo en su blog. Era una historia que trataba sobre una pareja casada: un pintor y una ciega. El marido estaba todo el día pintando y la mujer siempre lamentando el hecho de que, no solo que el arte les quitaba tiempo a los dos, sino que además, la mujer no podía halagarle, no podía decirle cómo de orgullosa estaba de lo que él estaba haciendo, de lo increíble que era su trabajo; no podía admirar aquello a lo que su marido dedicaba su esfuerzo, tiempo y vida. Sinceramente, no sé por qué se me ha venido a la cabeza esta anécdota. No me siento identificado con ninguno de los dos papeles... aunque tal vez con el de la ciega. Solo que esta vez, mi marido se siente estresado por su trabajo.


   El caso es que yo soy parte de esa gente, en ocasiones. En un principio, cuando era un preadolescente y empecé a pensar que pensaba más que los demás y que sacaba conclusiones que otros no se molestaban ni en saber que existían (bueno, ser pre-adolescente y adolescente consiste en eso, ¿no? "¡Aprovecha aún que lo sabes todo!"). En aquel entonces tenía este principio:

- El mundo sería un lugar mejor si todos tuviésemos una máquina del tiempo para reparar los errores que cometimos atrás, cosas que hicimos mal y cosas que no nos atrevimos a hacer.

   Luego fue:

- El mundo sería un lugar mejor si todos tuviésemos una máquina del tiempo para reparar los errores que cometimos atrás, cosas que hicimos mal y hacer las cosas que no nos atrevimos a hacer. No tiene sentido arrepentirse de cosas que uno ha hecho, pues esas cosas son las que nos han convertido en lo que somos.

   Me di cuenta hace poco de que esto último depende de si uno está orgulloso de lo que es.
   Luego, en intermitentes ocasiones, pensé:

- El mundo no puede ser un lugar mejor, con o sin máquina del tiempo.

   Hoy me he vuelto a hacer la misma pregunta, y mi respuesta es:

- El mundo sería un lugar mejor si cada vez que estamos apunto de hacer algo, nos preguntásemos si lo que vamos a hacer merecería o no hacer un viaje en el tiempo para enmendarlo después, tanto si es por hacer algo mal como si es por no hacer algo.

   Yo tengo varios momentos en mi vida por los que me gustaría tener esa Time Machine, pero ya sabéis lo que dicen: si las máquinas del tiempo existiesen de verdad, nos habríamos dado cuenta hace mucho, mucho tiempo.

    He cometido errores graves, he cometido mediocridad y he desaprovechado grandes oportunidades...

Lección para la vida: Nunca olvides quién eres. Yo me miro al espejo cada mañana para conseguir esto. 
Y sobre todo, enorgullécete de lo que hagas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario